03 octubre, 2013

Sin lengua en los pelos

Se dice que alguien no tiene pelos en la lengua cuando dice todo lo que piensa en voz alta y clara, sin miedos. Pero, ¿qué ocurre cuando uno va al peluquero en otro país y no habla el idioma? Pues que se encuentra uno sin lengua en lo de los pelos.

Podríamos decir que húngaras y húngaros son gente muy stylish, muy a la moda, y Miskolc está a la orden del día en peluquerías. Yo creo que las peluquerías y los salones de belleza superan en número a cualquier otro tipo de comercio, incluidas las zapaterías, que también abundan.


Mi peluquería favorita en Miskolc está en la Calle Szechényi con la Calle Deryné. Es la que tiene en el exterior un maravilloso cartel en blanco y negro que representa a un caballero con corbata y bigote. Podría perfectamente ser Charles Bronson. Adoro ese cartel. Szechényi utca no sería lo mismo sin él.


En la primera semana de octubre de 2013 pasamos en Córdoba unos días anormalmente húmedos que hacen sudar a propios y extraños. He decidido cortarme un poco el pelo y mientras me encontraba en la peluquería han entrado dos hombres de los cuales sólo el segundo necesitaba un corte de pelo, pero no sabía hablar español.

Inmediatamente he recordado cuando en Hungría necesitaba un buen hajfodrász (un pelado) y acudía a alguna de las peluquerías de Szechényi utca. Sin embargo, no podía dar ningún detalle sobre cómo quería dejarme el flequillo, el cogote o los lados de mi cabellera. Ni siquiera podía explicar matices sobre la longitud que quería cortar. Sólo sabía una palabra mágica: rövid (corto). Y que fuera lo que Dios quisiera.
Hoy, ante la presencia de este hombre extranjero que no sabía español, le he contado la anécdota a la peluquera, para excitar su comprensión por el guiri lingüísticamente indefenso. Ella me ha contado a cambio que su hermano en Inglaterra fue a un peluquero pakistanía y sólo supo decirle lo mismo: short (corto). El peluquero le metió la maquinilla y lo rapó al cero.
Se ve que corto significa diferente en cada idioma y no se puede traducir literalmente. Igual que "temprano" que en español significa las 8h de la mañana y en Hungría significa las 6h. Caso parecido al de la expresión "ya mismo" que cuando lo decimos en Andalucía muy a menudo significa "nunca".

Pero todo esto podría ser mucho peor: ¿Y si yo fuera una mujer? Cortarse el pelo para ellas es más delicado... es prácticamente una cuestión de vida o muerte.

Mi amiga Judit Drotos nos da la versión mujer "How to be an alien": ella es una húngara viviendo en Inglaterra, igual que George Mikes. Ya que es mucho más caro cortarse el pelo en Norwich que en Miskolc, Jutka aprovecha sus vacaciones para pagar el precio magiar. Pero confiesa que, siendo mujer con una hermosa mata de cabellos, requiere tan complicadas explicaciones en la peluquería que a veces ni siquiera es posible darlas en húngaro, su propio idioma.

Es curioso haber sido emigrante en Hungría durante la etapa en que España vivía su "milagro económico". Ahora estoy en Córdoba en la etapa en que España vive su "crisis y hundimiento", mientras todos los jóvenes y adultos se marchan a otros países, como el hermano de la peluquera.


Pasó el tiempo en que recibíamos inmigrantes y ahora somos nosotros los emigrantes. Ironías de la vida. El mirelanismo va a llegar. Córtate el pelo a tiempo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Búsqueda personalizada