29 enero, 2008

Los húngaros y Cela

Esta cita me la indicó mi amiga y compañera de trabajo, Takács Márta, que leyó el libro hace poco para sus exámenes en una universidad católica Pazmány de Budapest.

Capítulo XIV de "La familia de Pascual Duarte", de Camilo José Cela.

"Como no quería frenarme, porque por aquellas tierras alguien podría
reconocerme todavía, descabecé un corto sueñecito en un olivar que había a la vera
del camino, comí un bocado de las reservas, y seguí adelante con ánimo de tomar el
tren tan pronto como me lo topase. La gente me miraba con extrañeza, quizá por el
aspecto de trotamundos que llevaba, y los niños me seguían curiosos al cruzar los
poblados como siguen a los húngaros o a los descalabrados; sus miradas inquietas y
su porte infantil, lejos de molestarme, me acompañaban, y si no fuera porque temía
por entonces a las mujeres como al cólera morbo, hasta me hubiera atrevido a
regalarles con alguna cosilla de las que para mí llevaba.
"


El libro completo lo podéis descargar en formato *.pdf pulsando aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Búsqueda personalizada