02 octubre, 2006

Elecciones municipales en la Luna

Ayer, domingo, primero de octubre, fue el día de las elecciones generales, en el clima de tensión provocado por la filtración del discurso del presidente del gobierno afirmando que habían mentido mañana, tarde y noche sobre las cuentas del país. Gyurcsány Ferenc, presidente del gobierno, afirmaba en privado ante los peces gordos del partido socialista que la economía húngara se había mantenido en los dos últimos años "gracias a la divina providencia". Ver discurso original.

Los húngaros desde el 18 de septiembre los húngaros, aparte de los cuatro provocadores de ultraderecha que provocaron los enfrentamientos con la policía en Budapest, han tenido dos reacciones. Una, cabreo; dos, tristeza. Ver vídeo de opiniones de la gente el día de las elecciones.
Algunos recuerdan que en la época comunista podían vivir con su sueldo, mientras que ahora ya no pueden.
Otros me dicen que pensaban que su país ya estaba listo para incorporarse a las democracias liberales europeas, y, sin embargo, se avecina una época de apretarse el cinturón.

A causa de esta desilusión, los ciudadanos húngaros han dado, como era de esperar, un voto de castigo al gobierno del MSzP (Partido Socialista Húngaro). De rebote se ha llevado un triunfo el Fidesz, el partido nacionalista conservador, con Orbán Viktor a la cabeza. En ciudades como Miskolc o la propia capital, Budapest, el trifuno ha sido para los socialistas, a pesar de todo.


Gyurcsány Salgótarjánban - 09.27. szerda

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Búsqueda personalizada