07 mayo, 2008

Esto también es Miskolc - Ez Miskolc is



Y esto también es Miskolc, donde todavía se ven viejecitas vestidas como ya no se ven en las ciudades de España, abuelas de las de antes, de las que recogen espárragos.

De fondo, la Sinagoga, siempre cerrada, que nadie restaura. Pero si uno llama a la puerta y habla fuerte, aparece una señora que te ofrece enseñártela por dentro. Los judíos que vivieron en Miskolc durante la ocupación nazi fueron enviados a Auschtwitz, actualmente a ocho horas en un tren que da un rodeo enorme.
Hoy se siguen oyendo chistes sobre judíos. También en España sobre gitanos y negros.

También en Miskolc sobre gitanos, pero no son sólo chistes. La población gitana sufrió bastante las consecuencias de la desindustrialización, perdieron sus empleos cuando cayó el comunismo y pasaron tres generaciones así... los hijos veían que sus padres no trabajaban. Mis compañeros profesores me han dicho que no existe nada parecido a una "protección al menor", que retire la custodia de los hijos a los padres irresponsables.
Ahora los húngaros tienen una opinión muy negativa de los gitanos, más que en España, aunque en la misma línea: no les gusta trabajar, prefieren robar, tienen muchos hijos para ganar subvenciones, físicamente se les puede distinguir, no son húngaros: son gitanos, vienen de India y haríamos mejor en llevarlos a todos a otra ciudad, sólo para ellos.

La verdad es que la imagen que dan algunos gitanos no contribuye a mejorar esta opinión. Por suerte el gobierno húngaro, organismos europeos y periodistas, como Zita Kempf, conseguirán, poco a poco, mejorar la convivencia.

En la imagen de abajo, alguien marcó en la puerta de esta casa una palabra: "ARABOK" que luego taparon con pintura y escribieron "CIGÁNYOK" ("gitanos"). Así quedará claro quienes son los que viven aquí. Igual que cuando los nazis escribían en la puerta de las casas: "JUDÍOS".

4 comentarios:

  1. mu fuerte lo de poner letreritos en las puertas de las casas. pero mu fuerte.

    aunque por la piel de toro hay quien pasa de historias de cartelitos para identificar, y prefieren pasar directamente al insulto y a las navajas para marcar territorios.

    esto del racismo y la xenofobia se acabaría en el momento en que todas las personas tuviesen que trasladar su casa al menos una vez en la vida. Buneo, y teniendo unpoquito de educación y respeto por el prójimo.

    en fin.

    ResponderEliminar
  2. Que miedo dá, comprobar que algunas costumbres nunca cambian.
    ¿Puertas marcadas? Homo homini lupus.

    ResponderEliminar
  3. angelcastillo15:54

    Hola, aunque sabia de la existencia de esta blog desde hace tiempo nunca me ha dado por escribir aqui.

    Estoy de Erasmus en esta ciudad, y me relaciono con muchos estudiantes húngaros, y es triste ver que es cierto que la imagen que tienen en esta ciudad sobre los gitanso es esa.

    Hablan sobre lo peligroso que es adentrarse en las colinas que hay alrededor de la universidad, pues muchos viven alli.

    Suerte con este blog, que con él estoy aprendiendo muchas cosas de esta ciudad y de sus gentes

    ResponderEliminar
  4. coño, ángel, pues escríbeme a pijamalargo@yahoo.es y vamos a tomarnos una cerveza, joder.

    ResponderEliminar

Búsqueda personalizada