02 mayo, 2007

Hungría es kitsch - Avasság Magyarországon



En la foto: la calle Szecsényi, la principal de Miskolc.

Hungría es kitsch y por eso junto a las múltiples preciosidades del país, también encuentras en sus calles demostraciones de modas rancias y estilos pasados.
Una de las contradicciones kitsch de la personalidad húngara es que a pesar de que aman su lengua profundamente, no parecen querer expandirla, ni parecen estar realmente interesados en que nadie la aprenda (como parece propio de los demás pueblos europeos).
Este interés por ser los únicos que hablan húngaro viene de la creencia que hay rasgos de la cultura húngara que un extranjero nunca puede entender.
Los húngaros están, hoy por hoy, celosos por conservar su cultura en una burbuja, como si ni el tiempo, ni los extranjeros, pasásemos a través de ella.
A mí esto se me hace rancio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Búsqueda personalizada