23 mayo, 2005

Sala de espera

-¿Busca los servicios?- pregunta la abuela.
-¿Perdón?
-Digo que si busca los servicios.
-Perdone. No hablo mucho húngaro.
-¿WC?
-lo siento.
Para ustedes hemos traducido simultáneamente éste diálogo que ocurría tal día como hoy en la sala de espera de urología del hospital público Szent Ferenc.
La abuela llevaba el número 16, y nosotros el 20. Mi compañera le dijo a la enfermera que lo nuestro era urgente porque los alumnos nos esperaban.
-Ellos son jubilados, tienen tiempo para esperar-, me decía.
La enfermera nos llamó y entramos antes que la abuela. La mirada de ella, y de dos abuelas más que hacían cola, debió ser temible, pero no lo sé porque entré en la consulta sin mirarles la cara.
Al salir de la consulta la abuela se dió cuenta de que llevaba esperando una hora en una puerta que no era. Salió del hospital al mismo tiempo que yo, pero más lentamente.

2 comentarios:

  1. ¡Pobrecita! Tu compañera muy cruel, y tú, claro, si la hubieses mirado a los ojos no habrías podido pasar antes que ella.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo18:33

    La verdad es que de mi compañera prefiero no hablar, la siguiente visita al hospital tuve otra compañera, esta vez, simpática.

    ResponderEliminar

Búsqueda personalizada